Buscar este blog

martes, junio 26, 2007

La muerte de Blackberry



Hace tiempo que pienso que Blackberry tiene los días contados, pero hoy durante una amena comida en Malasaña, me han convencido de que esos días podrían ser mucho más cortos de lo que les gustaría a los amantes de la compañía canadiense.

Al principio de los tiempos, RIM era una compañía interesante, con servicio de correo Push, tarifas planas de navegación web, buen teclado, buena batería, y la posibilidad de tenerlo todo on-line para no temer la pérdida del terminal... pero luego pasó o dejó de pasar algo, y de alguna manera se corrompió, poniendo teclados incómodos como el de la Perl original con 2 letras por botón. Y extrañamente, al mismo tiempo, pareció perder cualquier interés en innovar o mejorar realmente sus productos, dejando de lado o arrinconando a modelos muy concretos las tarjetas de memoria, los infrarrojos, el WiFi, las pantallas táctiles y a los desarrolladores... ¿habeis probado a programar una Blackberry?, no os lo recomiendo en absoluto. En definitiva, se estancó tecnológicamente.


Y llegó un día en que pasó lo que tenía que pasar. Las tarifas planas de datos para móvil se extendieron a todo el mundo, la competencia empezó a sacar más y más sistemas de Push para el correo que las operadoras se dispusieron a implantar con alegría. Los teclados QWERTY aparecieron en conjunción con pantallas táctiles, los sistemas operativos de la competencia se hicieron mucho más usables, configurables, rápidos y sencillos de programar. Los dispositivos crecieron y se redujeron para cubrir cada necesidad concreta, las baterías mejoraron para todos y apareció Google.

Google empezó a mejorar todas sus aplicaciones web para hacerlas accesibles por móvil, y de repente, enormes cantidades de usuarios ya no necesitaron instalar absolutamente nada en su terminal, ni tener ninguna potencia más que para correr un navegador web. Y no solo eso, sino que los usuarios de terminales con un navegador web cutre o no fueron puestos en el punto de mira de Opera, compañía que desarrolló el que por el momento es el más avanzado y compatible navegador web que existe para dispositivos móviles.

Y entonces resultó que con un Nokia de gama baja, cualquiera pudo contratar una tarifa plana de de datos y disponer de un navegador impresionante, una cuenta de correo brutal (Gmail) y una agenda potentisima (Calendar de Google). E incluso del correo Push si lo deseaba.

Pero ahí no acabó la cosa, y Blackberry sigue por inercia con un buen pellizco de mercado y teniendo peso como empresa de servicios y dispositivos móviles.

Desgraciadamente ahora llega Apple.



Si, Apple va a sacar el iPhone, un terminal potente, con lo que quizá sea un teclado tan bueno como el de la Blackberry (si la publicidad es cierta) pero que al que en cualquier caso, gracias a su forma y la pantalla de cristal multitouch, no costaría nada añadir un teclado como el del SonyEricsson P800 que actúe exactamente como el de cualquier Blackberry, y que posee un navegador avanzado, quizá tanto como el Opera. Eso no sería nada raro o amenazador si no fuese porque Apple parece que solo permite aplicaciones web, lo que unido a la publicidad inmensa que realiza Apple y la existencia de un Opera y un IExplorer Mobile comúnes o compatibles con una enorme cantidad de terminales me temo que va a disparar la realización y uso de aplicaciones y servicios web para móviles (y eso que actualmente hay ya bastantes), pero no para Blackberry sino para estos 3 navegadores (Safari/IEMobile/Opera).

Así que el presente o futuro cercano que les veo a las Blackberry, una vez vencidas en potencia, características, tamaño, precio, aplicaciones... sin nada que ofrecer sobre la competencia, me temo que será la lenta caída, mitigada por la inercia o la absorción por algún otro pez gordo.
Quizá sea un final como el que le espera a Palm de no espabilar, o quien sabe, quizá RIM nos depare alguna sorpresa, pero teniendo en cuenta que no la ha dado en años, ni parece tener intención de hacerlo...

2 comentarios:

Francisco Ferrand dijo...

Hay que hablar también de PalmOne con sus Treo, un equipo que se demoró en entrar -comparado con el Blackberry- y que hoy dia tiene una base de usuarios bastante amplia. Igualmente, la tiene difícil con la llegada del iPhone. Amanecerá y veremos.

Von Kabinen dijo...

Si bien es cierto que la entrada del iPhone puede provocar unos movimientos muy interesantes en los diferentes fabricantes, PalmOne cuenta con la experiencia de las pantallas táctiles y un gran número de aplicaciones detras.

No obstante coincido contigo, deben empezar a moverse.