Buscar este blog

domingo, diciembre 20, 2009

Libros de iniciación a reflex digital

Con la reciente adquisición de la réflex Pentax K-X he tratado de ponerme al día con el tema de la fotografía con réflex digital a base de práctica y teoría. Anteriormente ya me las había visto con réflex analógica y fotografía digital, tanto a nivel práctico (10000 fotos) como teórico (Manual de fotografía avanzada), pero dado que el paso a réflex es en efecto un gran paso, me dispuse a documentarme de nuevo. En esta ocasión la visita a la biblioteca me reportó dos libros con buena pinta, "Manual de fotografía digital SLR" de John Freeman y "Consigue las mejores fotos digitales" de Mikkel Aaland. Ambos libros se dedican a mostrar a los nuevos usuarios de réflex las técnicas fotográficas que pueden aplicarse con una DSLR, los accesorios disponibles, y multitud de buenos consejos sobre realización de fotografías y su tratamiento, así como los cuidados adecuados para los aparatos.




Sobre "Consigue las mejores fotos digitales" de Mikkel Aaland debo decir que se trata de un libro bastante completo y exhaustivo que sin embargo resulta tremendamente aburrido debido principalmente a la técnica de escritura del autor. Además el problema se ve agravado por el uso de fotografías bastante pobres en forma y contenido (fotos de la familia de vacaciones…) y con poco o ningún procesado, lo que ocasiona que sean imágenes muy poco resultonas. Quizá también se pueda acusar al papel y tintas de la edición de ser de peor calidad de lo deseable pero creo que frente a las fotos y la literatura es un detalle menor.






Estoy más contento con "Manual de fotografía digital SLR" de John Freeman precisamente porque el estilo narrativo es mucho más práctico y directo, con mejor redacción y más moderno, lo que hace su lectura muy amena y ligera. Desgraciadamente también es un libro mucho más superficial, y aunque eso facilita su lectura, se echa de menos más de detalle en muchos aspectos. Gráficamente sin embargo es una maravilla, y el autor hace alarde de una técnica y procesados magníficos que inspiran a cualquiera.

En general creo que son dos libros recomendables, y que es mejor coger algún libro de este estilo antes de lanzarse a la piscina DSLR, que seguir consejos por internet, dado que se trata de obras mucho más completas y docentes.

martes, diciembre 08, 2009

Cuatro semanas de Pentax K-x




Ahora que llevo 4 semanas (a ratos debido a mis nuevas obligaciones paternas) con la reciente réflex de Pentax, la K-x, he tenido tiempo de comprobar algunas cosas, unas específicas del modelo y otras generales en las cámaras réflex digitales. Y ahora que llegan las navidades, creo que puede ser útil dejar aquí mis impresiones por si alguien está pensando en comprarse una buena cámara, o para quien tenga curiosidad en este modelo en particular.

Video

El vídeo graba bien (HD de 720) y da opción de jugar con el objetivo para aumentar o reducir el campo y enfocar selectivamente como si de una cámara de cine se tratase.
Durante la grabación la cámara permite usar el estabilizador de imagen (que funciona bastante bien eliminando o suavizando el tembleque del pulso). Desgraciadamente el mismo estabilizador produce un ruido constante indeseable durante su funcionamiento, por lo que no creo que nadie vaya a usarlo si no dispone de otra fuente de audio para mezclar en un post-procesado del vídeo. En cualquier caso, para vídeos domésticos no creo que se necesite el anti-shake.

El micrófono capta muy bien todo lo que sucede alrededor, y lo hace con un sonido muy claro.




Prueba de pintura con luz usando una exposición de varios segundos con luz tenue de casa.

Baterías

Las pilas Eneloop de Sanyo (2000 mA) dan como poco para unos 400 disparos. Es lo que me han durado usando a discreción tanto el Live View (pantalla LCD en vez de visor réflex), como el flash y probando las posibilidades de edición y visionado de las imágenes en la propia cámara. Por supuesto hablo de disparos RAW+JPEG (genera y almacena tanto el archivo RAW [12 megas aprox] como el JPEG [5 megas aprox], juntos). Con otras configuraciones (sin RAW, sin abuso del flash, sin abuso del Live View...) la cantidad será mayor y de hecho en 4 semanas solo he cargado las pilas 2 veces incluyendo la carga inicial.

Las pilas alcalinas (las de Duracell al menos) duran bastante menos, unos 250 disparos. Usando igualmente el flash y Live View a placer.

Las pilas de litio especiales de alto rendimiento de Energizer que traía el pack, en vista de que las especificaciones que da Pentax para las recargables, son reales y deberían pasar de los 1000 y pico disparos tranquilamente sin despeinarse. Además, un dato curioso es que son mucho más ligeras que las pilas alcalinas o las recargables.

Los modos de disparo Bulb y HDR (2)consumen bastante batería, así que si se va a abusar de ellos (algo poco usual dado que son específicos para situaciones muy concretas) hay que tenerlo en cuenta.

Al ser pilas recargables lo que uso a diario, me he estado informando en la OCU y parece que lo ideal es usarlas y recargarlas en pares para someterlas a la misma vida y desgaste.


Imagen tomada de noche en un pasillo del Alcázar de Toledo para probar la exposición.


Disparando

Los modos automáticos de disparo están muy, muy bien, y acabas usándolos mucho, pero la gracia de la réflex está en tirar controlando los parámetros de la cámara y abusar de algunos tanto como puedas (enfoque selectivo con poca profundidad de campo, exposiciones largas…).

El agarre y los botones son muy cómodos aun teniendo unas manos grandes como las mías. No me esperaba que fuera tan cómoda de manejar incluso con una sola mano, ni que fuera en la mayoría de ocasiones, bastante más cómoda que una compacta.

La velocidad de disparo me encanta y te permite capturar el momento justo que desees. Se alcanzan casi 5 fotos por segundo en disparo continuo o si lo prefieres usando el enfoque manual y un dedo rápido en el disparador.

El video HD (1080x720 a 24 fps) permite extraer imágenes a tamaño y calidad decentes para diversos usos (fotos normales, web…) por si necesitas no perder detalle de algo. Ahora que tengo un bebé he tenido ocasión de comprobarlo, dada la cantidad de muecas que hace. Solo tengo que grabar un rato y luego seleccionar el fotograma que me interese en vez de intentar captar una mueca en particular con el dedo en el disparador.

He notado que la gente que odia las fotografías es más receptiva con la réflex. Creo que al ser una cámara más visible (no hay sorpresas) y con la que salen mejores retratos (que además se previsualizan mejor por el tamaño y calidad de la pantalla LCD), hacen que la gente esté más tranquila, confiada y dispuesta a ser fotografiada. Quizá también pueda haber algún tipo de efecto de autoridad porque parece una cámara más profesional.

Gracias a la velocidad de la cámara y la estabilidad que ofrece el manejarla a dos manos, la gente que no tira fotos, las tira mejor. Ahora cuando pido que me hagan una foto, es difícil que salga movida. De hecho parece que es difícil sacar a alguien con los ojos cerrados. Aunque los muy legos (gente mayor y muy ajena a la tecnología) siguen cortando cabezas en las fotos.

Algunas personas me han peguntado si se puede hacer astrofotografía, y el modo de exposición Manual con opción Bulb indica que sí es posible, aunque no cuento con adaptador para telescopio para probarlo adecuadamente y solo he podido probar a disparar en cielo de ciudad, con resultados que indican que podría ser una cámara adecuada para el trabajo.


Fotografía HDR de una caja de metal con una sola luz tenue.

Archivos

El resultado de una imagen RAW procesada al gusto con las herramientas que trae la cámara es bastante impresionante aunque aun tengo que probar algo más completo como Lightroom o Phase One.

El formato de vídeo, por alguna razón, no lo lee mi versión de VLC, pero sí lo hacen tanto el Windows Media Player de Microsoft como el Quick Time de Apple, o los programas de generación de vídeo para DVD que he probado como el DVD Flick.

La facilidad para tirar fotos es peligrosa si también está presente el síndrome de Diógenes digital. Puedes acabar con un disco duro lleno de pesados archivos RAW si te descuidas. Yo he dejado de tirar con RAW a 12 megas puesto que con 10 megas y el JPEG me sobran calidad y posibilidades de edición, aunque no descarto usar RAW en ciertas ocasiones.

Se necesitan menos fotos para obtener mejores resultados que con una compacta. Eso ayuda a aliviar lo antes mencionado del síndrome de Diógenes, pero hay que ser consciente de ello y hacer un esfuerzo para dejar el dedo quieto y el ojo atento a la ocasión. Por suerte el LCD, al ser grande y de calidad, ayuda a borrar bastante morralla antes siquiera de pasarla a un ordenador.




Fotografía con luz tenue (lampara en la zona superior de la imagen) de mi mano y una misma toma usando el HDR para comparar.

Transporte


La bolsa que traía el pack, en principio me pareció aparatosa, pero una vez que te la echas encima es muy cómoda y ligera, así que no voy a adquirir ninguna adicional, al menos de momento. La única pega que pondría es que no es hermética (nada de cremallera, solo velcro) y algo voluminosa para mi gusto.

La cámara en sí es bastante más pesada y voluminosa que una compacta y llevarla al cuello es incómodo a la larga. Me gustaría encontrar alguna solución barata que me permitiese mantenerla a mano sin guardarla en la bolsa.


Prueba de astro fotografía con exposición de 30 segundos en cielo de ciudad.


Sorpresas

Me he dado cuenta hace poco (todavía no me he leído el manual) de que la cámara permite realizar fotografía HDR. La manera en que lo hace es realizando varias fotos seguidas y procesándolas en el momento para generar una imagen de alto rango dinámico. No he podido hacer demasiadas pruebas pero el resultado me gusta.

La cámara organiza las fotos en la tarjeta de memoria en carpetas que siguen un orden secuencial diario e incluyen la fecha (100_3011, 101_3011, 100_01_12…). Es decir, que la organización de las fotos es mucho más sencilla que con los sistemas que conocía anteriormente.

-O-

En resumen, estoy realmente contento de mi compra, y le estoy dando un buen uso que agradecen tanto los abuelos, encantados con las fotos de la nieta como yo mismo dado el resultado y facilidad de uso. Solo echo en falta la posibilidad de grabar vídeo en alta velocidad (>40 fps) para hacer alguna tontería en slow motion, pero por lo demás no puedo estar más satisfecho con mi nuevo juguete.

lunes, noviembre 30, 2009

Marcas para olvidar: Balay





Balay es LA marca de electrodomésticos que jamás volveré a comprar, y la única marca de electrodomésticos que me veo en la obligación moral de desaconsejar en todo mi entorno, incluido Internet en la más pura tradición de pataleo de blogger. Aunque en mi caso no pido nada, solo rezo para que no se rompa nada más hasta dentro de un año al menos, que no está el dinero para tirarlo teniendo una cría que cuidar y una no-crisis galopando por el mundo.

La historia es la de una cocina montada con electrodomésticos de esta marca, que tras un año de uso corriente y moliente ha ido fallando miserablemente una y otra y otra vez, de las maneras más estúpidas.

Primero fue la lavadora, que se negaba a funcionar desde el primer día arrojando un código de error ininteligible. Vino el técnico y cambió un componente de la puerta. A día de hoy funciona aunque algún día ha vuelto a salir un código de error sin mayor historia.
Luego cascó el microondas. Un día simplemente se negó a funcionar (apagado total) hasta que un técnico vino a reemplazar una pieza que no funcionaba.
Después la nevera empezó a aumentar su temperatura hasta convertirse en una vulgar caja a temperatura ambiente. El diagnóstico del técnico fue que se había atascado el mecanismo de enfriar, debido al hielo.
Ahora el microondas se ha quemado (una esquina de la puerta se ha llegado a fundir) debido, según el servicio oficial, a "una gota de agua o aceite". Suponiendo que sea cierto (soy escéptico al respecto) apostaría por una gota de agua, ya que nunca calentamos aceite sin tapar perfectamente, y nunca lo calentamos demasiado. En cualquier caso es la gota que colma el vaso de mi paciencia.




No deja de ser irónico que un aparato concebido exclusivamente para calentar agua, se rompa por calentar agua 3 o 4 veces al día. Y no menos irónico es que una nevera deje de funcionar por el frío que produce su congelador. Y todo más o menos de seguido.


El dinero empleado en pagar reparaciones ha sido relativamente poco, pero el tiempo empleado en subsanar la falta de electrodomésticos es impagable. Por ello, recomiendo a cualquier futuro comprador de electrodomésticos, que descarte Balay directamente y elija cualquier otra marca, si no quiere arriesgarse a terminar con una chatarrería por cocina y a tener electrodomésticos intermitentes.

Me despido rezando para que no falle la cocina de inducción, al menos hasta que nos devuelvan el microondas. O me veo calentando comida con un mechero.

domingo, noviembre 29, 2009

Reflexiones a T + 2 semanas del parto



Hace unos días fui testigo del nacimiento de mi hija. Y me gustaría dejar constancia de una serie de observaciones que me han ido surgiendo. Son un tanto caóticas así que creo que una lista simple hará el trabajo:

  1. Todos los padres deberían asistir al parto de sus hijos. Permite que uno se haga mejor idea de lo que pasa su pareja tras el parto (puntos, cesárea, etc...). Y creo que algo importante hace "click" cuando ves a tu hija aparecer de repente.
  2. Los bebés, (al menos la mía), tienen un registro muy limitado a la hora de hacerles fotos: duermen, lloran y en raras ocasiones están despiertos y tranquilos. En cualquier caso, es mejor
  3. La  información es esencial a la hora de enfrentarse a los primeros días con el bebé y la madre convaleciente. Internet está muy bien, pero los abuelos y enfermeras también tienen mucho que decir. Aunque ojo: lo único fiable es un médico.
  4. Los primeros días son un caos y el ajetreo es enorme (compras de última hora, visitas, papeleo, médicos...). Además está la desorientación de tener una enorme responsabilidad, una nueva persona en casa que no te deja dormir y nada de tiempo. Por ello mantener la calma es vital y para ello es importante no contar con que ni los abuelos primerizos, ni las madres primerizas sean un remanso de paz y racionalidad.
  5. Mercadona es tu amigo. Mucho más que Google. Su sección para bebés es realmente completa y tienen tienda online.
  6. Las abuelas son una ayuda inestimable. Especialmente a la hora de comer, pero también para labores de apoyo logístico y psicológico.
  7. Es asombroso como aumentar la familia en menos de 4 kilos, supone generar casi el triple de basura.
  8. El tiempo corre deprisa y se pueden apreciar cambios en el bebé de día en día.
  9. El teléfono móvil es una herramienta muy útil para permanecer comunicado tanto por teléfono como por correo y redes sociales, en un momento como este en el que te faltan dos o tres horas al día.
Y ahora, a preparar un biberón...

sábado, noviembre 21, 2009

Introspección y paternidad




El siguiente texto es una cita parcial de la nota "Concepto de yo" aparecida en el número 39 de 2009 de la revista Mente y Cerebro, y me ha llamado la atención leerlo una semana después de ser padre, porque había estado notando un cambio anímico que apuntaba en esa dirección:

[Jennifer Pfeifer, de la Universidad de Oregón] agrega que, en los adultos, se aprecia más actividad en las regiones cerebrales vinculadas con la conservación de conocimientos sobre uno mismo. "En lugar de dedicarse a pensar una y otra vez en quienes son, los adultos recurren a lo que ya saben sobre si mismos", explica. "Pero mientras que estas áreas dedicadas a la introspección puede que sean más activas en la adolescencia, el proceso se registra en el curso de la vida entera. Se da en las mentes de adultos cuando éstos ingresan en estadios vitales que les son nuevos, por ejemplo, con la paternidad".

Interesante información que invita a reflexionar un tanto sobre la paternidad, pero sobre todo en si a medida que nos hacemos mayores, solo nos paramos a preguntarnos quién realmente somos en momentos de crisis como la jubilación, la viudedad o algún otro cambio importante.

PD: Resulta un tanto recursivo hablar de este artículo (introspección) en este tono (introspectivo), pero creo que eso solo lo hace más divertido.

lunes, noviembre 02, 2009

Evolucionando a réflex digital



Hace unos días recibí de Pixmania mi último pedido: una cámara réflex digital, modelo Pentax K X. El paquete traía el cuerpo, un objetivo 18-55 mm, 4 pilas Sanyo Eneloop con cargador, 4 pilas de litio de alto rendimiento, correa, bolsa de trasporte, cable de conexión USB y una tarjeta SDHC de 4 GB.

Se trata de un modelo que está orientado a la iniciación en el mundo réflex y al amateur que ya tiene experiencia pero quiere algo más serio. Las características que la hacen especial en este momento son tres: precio (641€ TODO incluido), uso de pilas AA (las recargables actuales son fantásticas y hay específicas de alto rendimiento mejor que cualquier batería) y video HD. Por supuesto también cuenta con las características ya habituales en una réflex: Live View, controles exhaustivos de cada parámetro de la cámara (obturación, apertura, exposición…), enfoque manual, estabilizador en cuerpo, etc…

No entraré más en detalles técnicos puesto que ya se han hecho multitud de análisis de este modelo, que me han servido para decidirme por ella y no por una Canon EOS 500D a la que le tenía echado el ojo también. Lo que si me gustaría comentar es que mejoras se notan al pasar de usar una cámara digital compacta como es mi fiel Pentax Optio S50 o algunas otras que he probado (variedades Sony y Olympus modernas), a una réflex digital (DSLR).

El paso a réflex digital se traduce en una serie de mejoras que solo son útiles si sabes lo que estás haciendo, y esto lo advierto porque ya conozco a 2 personas con réflex que no saben ni lo mínimo de cámaras o fotografía digital para usar una réflex (distancia focal, RAW), ni tienen intención de usar objetivos diferentes al 18-55 mm que traía el pack por defecto. Volviendo al tema, estas mejoras son esencialmente dos:
  1. Velocidad. Esta réflex se enciende, enfoca y dispara en un parpadeo, muchísimo más rápido que cualquier compacta y más rápido de lo que esperaba. Esto permite que puedas hacer la foto en el momento justo que desees y que no tengas que detenerte a encender la cámara para hacer una foto, por lo que podrás hacer tantas fotos como antes, pero sin que tengan que esperarte. Y eso por no hablar del modo ráfaga para tirar casi cuatro fotos por segundo.
  2. Control. La réflex te permite controlar cualquier parámetro, y si sabes usarlo en tu beneficio puede mejorar espectacularmente tus fotos al conseguir exactamente la imagen que deseas en la manera en que deseas. Con esto estoy hablando no solo de los parámetros propios de la cámara como el enfoque, la distancia focal o la obturación, sino del “revelado digital” de los RAW, del cual ahora que lo he probado puedo decir que es pura magia.

Esta cámara tiene además la ventaja de contar con video HD que es algo poco común en las réflex hasta ahora, y que me permite grabar buenos vídeos para montar y ver a buena calidad en una tele Full HD o grabar un vídeo y luego extraer fotos del él aprovechando los 24 fotogramas por segundo que captura.

Debo decir que las razones para comprar la cámara ahora y no antes o en las rebajas de Febrero, eran 2, la primera esperar el momento en el que hubiera video HD a un precio decente, y la segunda es la inminente llegada al mundo de mi hija, para la que deseaba contar con una herramienta decente para montar un bonito álbum familiar.

Por supuesto no todo es a mejor la evolución a réflex. Ahora tengo que preocuparme por mantener en condiciones y a salvo un equipo relativamente caro mientras que las roturas o pérdidas de la vieja compacta no me preocupaban en absoluto. Y no recordaba lo pesada que es una cámara réflex colgada al cuello, así que mi cámara de “diario” seguirá siendo mi Sony Ericsson K800i, que no hace mal servicio y cabe en el bolsillo.

En cuanto a complejidad, debo decir que esperaba que la curva de aprendizaje fuese mayor, pero sin abrir el manual he podido usar a mi gusto casi todas las opciones de la cámara simplemente poniendo un poco de interés en probar, lo que dice mucho a favor de Pentax. Aunque aun tengo que comprobar que ciertos ajustes son realmente los que quiero, especialmente en cuanto a vídeo, puedo decir que se puede usar la cámara correctamente desde el primer día.

Por supuesto a partir de ahora queda un largo camino para conocer a fondo la cámara, y experimentar con los antiguos objetivos (2) de la Olympus OM-1 de mi padre, y para aprender el noble arte del procesado de los archivos RAW, pero espero divertirme bastante haciéndolo.

Para los curiosos, esta imágen de muestra para comprobar el control de apertura para el desenfoque selectivo. No está hecha a máxima resolución ni procesada.





PD: Acabo de darme cuenta de que los gadgets más satisfactorios que tengo empiezan por P y acaban por X: Palm TX, Pentax KX… :-D

David contra Goliat y NoSQL



Hace algún tiempo leí por separado dos artículos que parecían tener poco en común: David beats Goliath y No to SQL.

En el primero, se hablaba de una serie de historias interesantes, donde el desconocimiento de las reglas implícitas en ciertas áreas permitía a ciertos individuos (es decir, novatos sin experiencia) desarrollar soluciones mejores que las de los expertos en el campo. De esta manera un entrenador con un equipo de baloncesto femenino clasificado como malo (en técnica y altura) conseguía aplastar a contrincantes más experimentados una y otra vez durante unos campeonatos tomando como principio básico un juego agresivo y de pura fuerza bruta (resistencia y tenacidad) pero sin ninguna técnica o habilidad adicionales, en vez de intentar ganar jugando con mejor técnica a rivales superiores. Algo parecido al caso del concurso de batallas navales simuladas que ganaba un ordenador con estrategias nada común como hundir sus propios barcos para ganar velocidad o dejarlos completamente desprotegidos para centrarse en la potencia de fuego. Es decir, este primer artículo hablaba de la ventaja que representa determinada ignorancia a la hora de resolver problemas tenidos por irresolubles.

El segundo artículo, habla de una iniciativa denominada NoSQL que aboga por no usar sistemas gestores de bases de datos (SGBD) relacionales. Como muchos sabréis un SGBD relacional, es una base de datos corriente y moliente (SQL Server, Oracle, MySQL…) que en la informática actual es algo considerado indispensable para tratar con volúmenes medios y grandes de información, es decir, están en todas partes. La gente de NoSQL decidió que quizá un SGBD relacional, no es algo tan indispensable al fin y al cabo, y se han dedicado a implementar de manera independiente sistemas masivos de almacenamiento de información no basados en bases de datos relacionales ni en el tradicional SQL. Con ello han conseguido (como pretendían) no solo tratar volúmenes de información muy difíciles para las bases de datos más potentes, sino hacerlo de una manera más barata. Todo un logro cuyo exponente más famoso sea probablemente Facebook con Cassandra una empresa bien conocida por tratar con una brutalidad de datos impensable hace tan solo unos años.

Y es releyendo por accidente el segundo artículo debido a tema relacionado en el trabajo cuando he recordado a Gerd Gigerenzer en Inteligencia Intuitiva y el caso de los comportamientos y respuestas automáticos inconscientes y el caso del fiasco de Accenture en la Bolsa de Londres por valor de 40 millones de libras y he pensado dos cosas:

La primera es que actualmente quizá el mayor error de un informático y que nunca nadie menciona es dar por hecho algo. La informática es algo MUY complejo y volátil por mucho que algunos se empeñen en no reciclarse y hacer las cosas "como siempre", y existen problemas inherentes como las abstracciones con fugas a nivel técnico o los wicked problems a nivel de proyecto, cuya única solución efectiva es “no jugar” que diría la computadora de Juegos de Guerra ("a strange game. The only winning move is not to play").
Mi segundo pensamiento ha sido que hay espacio para innovar en muchos campos. “Mucho espacio al fondo” citando a Feynman. Y para darse un paseo por ese espacio solo es necesario hacer algo que siempre nos recomiendan los teóricos y que a la vez suelen tratar de impedir muchos jefes de proyecto (como extensión del cliente) así como muchos clientes en su búsqueda de lo barato y rápido. Es necesario pensar mucho y bien (usando la razón y no la memoria para lanzar respuestas automáticas) antes de ponerse manos a la obra con casi cualquier cosa, hasta lo más básico.

Toda esta cháchara no tiene por objeto revolucionar, ni aleccionar, ni siquiera generar visitas o mantener vivo el blog sino simplemente recordarme un par de cosas que ya había comentado informalmente a nivel laboral, pero nunca por escrito:
  1. No des nada por sentado. Las respuestas de memoria pueden no ser fiables en un campo (o mundo) que avanza cada semana y que trata proyectos a medida. Esta regla la solía enunciar como una pregunta sin segundas intenciones en mi antiguo grupo de desarrollo: ¿lo crees o lo sabes?
  2. Dedica más tiempo a pensar, que a programar. Y piensa con cuidado. Son ya muchos años y desarrollos a las espaldas como para que piense que poner a la gente a aporrear el teclado a toda máquina va a servir para corregir una mala gestión del proyecto o un análisis deficiente. Si esos dos elementos (gestión y análisis) fallan, aporrear teclados solo sirve para empeorar el producto final.
PD: La imágen del cerebro ha sido tomada de Wikimedia Commons

lunes, octubre 26, 2009

Película: Startup.com

Título: Startup.com
Año: 2001
Tipo: Documental
Idioma: Inglés (EEUU) subtitulado al español.




Curiosa película. Narra en forma de documental, la creación de una empresa de Internet en los Estados Unidos antes de la crisis de las puntocom en el 2000 y su caída tras esta.



En los créditos finales (posible spoiler, pero es un documental, así que…) dan alguna información que supongo que dará una mejor idea del “argumento”, cito una parte a modo de epitafio de la empresa:
govWorks
Mayo 1999 – Diciembre 2000
Reunió fondos por valor de 60 millones de dólares.
45 ciudades internacionales contrataron sus servicios.
Ganaron el contrato de las multas de aparcamiento de Nueva York
En resumen se trata de un buen relato de la historia de una puntocom típica, con dos socios fundadores, Kaleil y Tom y se parece en muchos puntos (socios, desarrollo, problemas…), a una empresa en la que trabajé hace unos años y que siempre recordaré con cariño como la empresa en la que más aprendí sobre el trabajo, la tecnología, y el estrés, por qué no decirlo.
Esta película bien podría ser de visionado obligatorio para cualquier interesado en montar una empresa de software o trabajar en una joven startup de terceros, ya que se aprende mucho más de los errores que de los aciertos, pero si los errores son ajenos, mejor.




PD: Para saber más sobre errores en proyectos de software y empresas, recomiendo totalmente leer el artículo de Coding Horror: The only truly failed project.

miércoles, octubre 21, 2009

Libro: Guía de supervivencia para padres





Como futuro padre, la falta de tiempo está empezando a notarse, y el blog lo paga, claro. Pero también se nota en el tema de esta entrada, el libro de Scott Mactavish que trata de echar una mano a padres novatos como yo. Con un tono jocoso y muy de broma, el autor (que no es ningún médico ni similar, sino padre y escritor) ofrece a los colegas de género una serie de valiosos consejos para abordar la paternidad primeriza de la manera menos traumática posible. Aunque avisa que todo cambia y que no va a ser fácil.

El libro trata más o menos desde un mes antes del nacimiento hasta el primer año, y aunque está lleno de humor, no deja de ofrecer una lista extensa de consejos e información útil, que podría resumirse a grandes rasgos en dos reglas básicas:
  1. Don't Panic
  2. Preocúpate y apoya a tu mujer al 110%

Creo que son buenos consejos y por ello recomiendo a los padres primerizos que le echen un ojo, como mínimo para ponerse en situación antes del evento más importante de su vida.

Un par de extractos (PFC: madre, NVF: hijo/a) :


Alimentadas con la ayuda de la poderosa hormona sintética Pitocin, las contracciones de la futura PFC se aceleraran de una forma bastante parecida a la de un John Deere que arrastra bloques de cemento con la fuerza de un tractor. Mientras se producen las contracciones la PFC se sentirá como si el NVF se hubiera transformado en un alienígena enfadado. En este momento, la PFC, el médico, todos en general, hasta tu madre, pueden maldecirte. No lo tomes a pecho, no le digas "cariño" y ni se te ocurra reír. Es sorprendentemente fuerte en ese estado y puede atacarte como una cobra.
Cuando tu hijo se pone enfermo o se hace daño, te sientes impotente, incluso puedes caer presa del pánico, reacción natural e innata que es muy intensa, sobre todo las primeras veces que ocurre. Esos acontecimientos escapan a nuestro control y como hombres y guerreros nos destrozan el corazón. Mantén la cabeza fría, sigue las indicaciones del médico y lo más probable es que todo salga bien. El pánico no beneficia a nadie. Los pediatras se enfrentan con padres angustiados todos los días. Confía en ellos; tu NVF está en buenas manos.

viernes, septiembre 25, 2009

Libro: Guerra Mundial Z




Título: Guerra Mundial Z
Autor: Max Brooks
Ediorial: Almuzara

Siguiendo la temática zombie que empecé con Apocalipsis Z, comencé a leer sin esperar demasiado a Max Broox de nuevo, pero en vez de la Guía de Supervivencia Zombie, me pasé a la Guerra Mundial Z, que ha resultado mucho más interesante y “divertida”.

El libro en sí toma la forma de una especie de documental a base de entrevistas, como los que hacen de vez en cuando en televisión, y narra desde la ucronía, una supuesta infección global y la Guerra Mundial librada contra los zombies (humanos infectados por el virus Solanum) a lo largo y ancho de la Tierra. Desde los inicios de la infección en Asia de boca de contrabandistas, hasta la reconquista internacional, continente a continente, palmo a palmo y año tras año, de boca de civiles, soldados y voluntarios de varias organizaciones y países. Testimonios a lo largo de la India, Japón, China, Corea, Rusia, Estados Unidos, Cuba o Gran Bretaña e Israel, confieren al libro un tono realista y creíble que me encanta en las historias de terror, pero sin dejar de lado el aspecto lúdico me gusta creer que estas historias invitan a reflexionar sobre lo mucho que hemos avanzado a lo largo de la historia, tanto a nivel tecnológico como humano, y lo trágico y espeluznante que resultaría perder todo eso por cualquier razón, como por ejemplo una infección tal que nos devolviese de facto a la edad de piedra.

Me gustaría señalar que el autor se ha trabajado muy bien el libro, pensando en cada detalle interesante que pudiera darse en una eventual infección a gran escala de zombies. Desde la fisiología zombie, su psicología, la reacción internacional a la infección, los aspectos individuales y las repercusiones ecológicas, psicológicas y sociales que podrían tener lugar debido a ello. Es ese nivel de detalle y profundidad el que convierte este libro en obra de referencia de facto para cualquier interesado en el universo fantástico de los zombies romerianos y quizá extrapolable al mundo del zombie rápido tipo 28 días.
También quiero recomendar a quien se lo vaya a leer, que primero lea Apocalipsis Z, que cuadra casi perfectamente con este libro, pero nos permite ver el caos y el problema de la supervivencia en primera persona. Una vez leído este, podemos pasar a leer Guerra Mundial Z para tener una vista de alto nivel y global del mundo post-infección y entender muchas de las cosas que narra el abogado español.

En fin, que si este libro se llevase al cine, daría para una larga saga, pero en televisión podría abordarse con bajo presupuesto, como si fuera un documental de Documentos TV o la BBC, todo con entrevistas e imágenes de archivo. Sería genial.

Update: El año que viene parece que habrá película de este libro: Plan B.

Libro: Apocalipsis Z



Título: Apocalipsis Z
Autor: Manuel Loureiro
Editorial: Dolmen Books

Di con este libro por pura casualidad, mientras buscaba la Guía de Supervivencia Zombie de Max Brooks. El hecho de que estuviera disponible en formato digital fue esencial para que decidiera meterlo en mi fiel Palm y leerlo de camino al trabajo y de vuelta, donde los libros no son todo lo cómodos de usar que a uno le gustaría y el ebook es algo maravilloso, pero me estoy liando… El caso es que comencé a leerlo por curiosidad y porque la Guía de Supervivencia Zombie no me estaba gustando nada (al menos como libro) y resultó ser una decisión excelente, ya que se trata de un libro magnífico.

Se supone que es el diario de un abogado español afincado en Galicia, que narra en primera persona y a ratos (como todo buen diario de viaje o guerra) las experiencias del protagonista desde los primeros inicios de la infección en el otro lado del mundo, hasta… bueno, hasta cierto momento que prefiero no desvelar. A través de cada entrada del diario, el protagonista nos habla de su casa, su encierro, las noticias, sus planes y pensamientos, las penurias de un mundo apocalíptico, y los peligros constantes y olvidados que acechan a cada segundo a un descuidado hombre de ciudad del siglo XXI.

El hecho de que sea un “experimento” del autor, ya avisa de que el libro no es ninguna joya de la literatura, pero es ese mismo “realismo” el que le confiere un tono más creíble, hiperrealista diría, que cualquier película o libro de temática similar, y el hecho de que sea español y transcurra en España durante esta época, ayuda mucho a meter al lector en la historia como si fuera algo real. Es este realismo el que ha conseguido provocarme cierto malestar, claustrofobia y ¡miedo! más allá de lo que consiguió el maestro del terror Lovecraft cuando comencé a leerlo hace ya más de una década. Y no lo digo por desmerecer a Lovecraft, sino porque este relato es mucho, mucho más cercano.
El poder identificar tu país con el que describe el libro (Zapatero, aeropuertos nacionales, ambientación y personajes locales…) es algo fantástico en las películas de terror, y el formato diario para quien usa una Moleskine como yo, es una elección acertadísima. De hecho, creo que una edición de este libro en formato “Moleskine hecha polvo” sería un buen artículo de coleccionista.

En fin, que se trata de una novela estupenda de terror, a la española. Y espero que el autor saque pronto la segunda parte (Los días oscuros), porque me he quedado con ganas de saber más sobre el destino los supervivientes de las Islas Canarias, el protagonista y el resto de España en este mundo de Apocalipsis Z, aunque no recomiendo leerlo si tienes que caminar a diario por barrios solitarios de noche.

Ah, y si algún productor de películas o series de televisión español lee esto, que tenga en cuenta el libro para hacer una serie, bien nacional o autonómica. Que dado el éxito de Rec, no puede ser una mala inversión.

viernes, septiembre 04, 2009

Libro: El Plan Maestro

Libro: El Plan Maestro
Autor: Heather Pringle
Editorial: Debate

La última novela que leí, mencionaba en diversas ocasiones a la organización nazi Ahnenerbe como división de arqueológica relacionada con la Atlántida y dado que la historia de la Atlántida y las historias de nazis y ocultismo (Hellboy, Indiana Jones, Dod Snow…) siempre me resultan atractivas, decidí buscar algo más sobre su trabajo e historia. Afortunadamente este era el único libro al respecto y disponible en la biblioteca, por lo que terminé cogiéndolo a pesar del aspecto de “tocho” que tenía: 400 páginas de historia documentada de la organización, 120 páginas de notas y  25 de referencias y bibliografía.
Por su tamaño ha sido un libro incómodo de llevar, pero ha merecido la pena, porque se trata de una obra profunda, llena de detalles (5 años de trabajo de investigación de la autora) y con una narración y ritmo excelentes. Pocas veces puede uno disfrutar así, de una historia que no es novela y que narra sucesos históricos documentados. Es cierto que la autora se toma algunas licencias al relatar algún episodio, pero resulta una ayuda a la lectura y convierte lo que podría haber sido un ladrillo de datos históricos acerca de  decenas de personas, en una historia fascinante sobre la historia nazi, sus personajes y trabajo.

Y ahora al grano.

Ahnenerbe o SS-Ahnenerbe, grosso modo, fue la organización nazi encargada de potenciar y dar un aspecto serio y científico a la ideología del Tercer Reich. Junto a las SS, era la niña bonita de Heinrich Himmler, el hombre de mayor poder del Reich tras el mismo Hitler y responsable ideológico del partido, y a lo largo de diferentes épocas, fue pasando de organización de iluminados y tarados obsesionados con el origen de la inventada raza aria, hasta organización de planificación del horror nazi más execrable y digno de película de terror. Y eso sin olvidar sus etapas de espionaje, propaganda y saqueo internacional a gran escala.

El libro nos cuenta esta desconocida historia de la organización y sus viajes de investigación racial, espionaje militar y saqueo (realizados, o planificados e interrumpidos) a lo largo y ancho del mundo: Francia, Suecia, Tíbet, Crimea, Islandia, Perú… la Ahnenerbe no reparaba en gastos para construir una ideología nazi de la superioridad aria que poder vender dentro y fuera del Reich. Algo que al parecer hizo con tanto éxito que a día de hoy me pregunto si muchos de los tópicos que difundieron todos aquellos racistas y defensores de una superioridad aria, no se conservan hoy de alguna manera, y cuyas técnicas de propaganda, deformación de la realidad y funcionamiento corrupto pueden verse a día de hoy en otros regímenes y gobiernos (incluso los democráticos) a mayor o menor escala.

También podemos aprovechar el libro para conocer la Segunda Guerra Mundial y algunos de sus personajes desde una prospectiva diferente a la habitual, y darnos así cuenta del colosal tamaño de los horrores que produjeron los nazis. Porque leyendo la vida y obra de estos ideólogos del Reich, uno entiende que el exterminio judío solo era una parte de lo que pretendían a largo plazo: el asesinato o esterilización (y esclavización) de todo aquello que no fuese 100% ario (alemanes incluidos) y que no se circunscribía solo a las personas, sino también a la religión (vuelta al paganismo), la cultura (vuelta a una sociedad agraria) e incluso a la flora y fauna (uso de especies “arias”, supuestamente más resistentes y “puras”). Realmente era una locura como el mundo nunca ha visto y ahora entiendo y aplaudo que en Alemania haya unas leyes que prohíben determinadas acciones pro-nazi por encima de la libertad de expresión y otros derechos básicos.

Para no extenderme, y antes de las habituales citas, mencionar que el libro trata la historia de la organización, investigaciones y personajes desde los años treinta hasta el final de la guerra con los juicios de Nuremberg, pero también cuenta el final posterior de personajes supervivientes a la guerra y que murieron de vejez en los 80 y 90 así como un resumen de la entrevista al doctor Bruno Beger, que formó parte de la Ahnenerbe y aun vive.

A continuación los acostumbrados extractos, en este caso algo extensos pero el libro contiene mucho más de lo que puede comentarse o citarse:

Acerca de un invento para hacer más visibles a los coches las bicicletas de noche (reflectores de pedal) […] en 1936 la organización constituyó una empresa conjunta con el maquinista a fin de comercializarlos. Himmler tenía la intención de utilizar parte de los ingresos derivados de ello para financiar la Ahnenerbe. Al final, sin embargo resulto que […] otro inventor alemán había diseñado un dispositivo de seguridad similar, del que había solicitado la patente. No obstante, este competidor carecía de algo muy importante, tener a las SS como socio comercial; así que su solicitud de patente quedó enterrada. […] y en 1938 Himmler utilizó su autoridad suprema como jefe de la policía alemana para hacer que se aprobara una nueva ley de tráfico, la cual exigía que todas las nuevas bicicletas alemanas estuvieran equipadas con el pedal reflectante de Loibl. […] Quienes inicialmente se negaron a pagar [royalties al inventor y su socia comercial, las SS de Himmler] no tardaron en comprobar que resultaba más prudente hacerlo.

Himmler había equipado Sonderzug Heinrich [su tren privado] con todo lo que podía necesitar un cuartel general móvil de las SS y la Gestapo: tres vagones armados con cañones antiaéreos, un vagón de equipajes, un lujoso salón, vagón administrativo y de secretaría, comedor con cocina centroeuropea, vagón nevera, seis dormitorios, y un vagón de comunicaciones equipado con instalaciones de radio y telegráficas.

[Tras el saqueo posterior a la invasión de Polonia] Sievers [cargo de la Ahnenerbe] calculaba que a finales de 1941 la entidad había confiscado bienes por valor de […] unos 13 millones de euros actuales, cifra que probablemente está muy por debajo de la realidad. Göring [ministro del aire de la Luttwaffe y conocido por su codicia] se quedó con la mayor parte de las ganancias, aunque la Ahnenerbe le paso una factura por sus servicios, cobrándole el 10 por ciento del total; parece ser, no obstante, que Göring jamás llegó a pagarla.

[Durante la invasión nazi de Crimea en el frente ruso] algunos de los miembros de los escuadrones [de la muerte] habían empezado a quejarse del estrés psíquico provocado por el hecho de fusilar a un número tan grande de mujeres, niños y bebés a sangre fría. Sin embargo, lejos de poner fin a aquel terrible derramamiento de sangre, Himmler y los jefes de las SS se limitaron a proponer un método de matanza más impersonal: vagones de gas móviles.

Los investigadores médicos de Auswitch y de otros campos de concentración habían empezado ya a probar una amplia gama de posibles procedimientos de esterilización en sujetos humanos, que iban desde inyectar sustancias cáusticas en el útero de las mujeres hasta exponer el pene y el escroto de los hombres a niveles peligrosos de rayos X. [a menudo mortales y que producían quemaduras graves en ingles y nalgas]


[Tras el suicidio con cianuro de Himmler en el campo de detención aliado] Durante dos días, el cuerpo de Himmler permaneció en el suelo de Lüneburg. Diversos funcionarios rusos y norteamericanos deambularon a su alrededor observándolo para confirmar su identificación; después apareció un médico que sacó varios moldes de yeso de la cabeza de Himmler, luego le quitó el cerebro y se lo llevó.


Nota curiosa: Resulta perturbador conocer el que Himmler mantuviese una lista completa de los libros que leía y sus impresiones sobre cada uno, como más o menos hago yo (aunque no lo hago con todos). Y leía mucho más que yo.




En resúmen, un libro para amantes de las historia reciente, interesados en la guerra, la naturaleza humana más abominable, lo paranormal, o la Segunda Guerra Mundial.

martes, agosto 25, 2009

Las primeras 10.000 fotos son las peores

Your first 10,000 photographs are your worst. – Henri Cartier-Bresson

Y creo que tenía razón el hombre. Estaba pensando hace poco que al fin estaba empezando a hacer fotos decentes con un ratio aceptable de basura, y comprobando mis carpetas de fotos (~12.000 archivos de 2004 a 2009) veo que, eliminando algunas repetidas, y fotos ajenas, debo andar en torno a las 10.000 fotos.


lunes, agosto 24, 2009

Libros de verano



No sé si es cosa mía, del verano o de una mala elección de los libros, pero estas vacaciones he tenido que “abandonar” varios libros, cosa que solía detestar no hace mucho, pero que con la abundancia de libros que tengo gracias a la biblioteca de mi comunidad, podría estar convirtiéndose en costumbre. No es la primera vez, pero me llama la atención porque tenía tiempo para leer y al contrario de otras ocasiones donde cojo libros para hojear o probar suerte, tenía ganas de leer estos (al menos al principio).
Sobre los libros del verano, han sido 3 y solo he acabado el primero:

En busca de la Atlántida. (100%)
Una novela de aventuras que engancha bastante, con mucha acción e ideas interesantes sobre el continente de Platón, su pasado y su historia posterior. Una obra que podría dar lugar a una buena película serie de televisión de culto, pero que no deja de ser un entretenimiento. Perfecto para verano pero sin aplicación posible en mi entorno actual. Ahora me estoy leyendo un libro sobre la Ahnenerbe muy interesante, gracias a sus referencias sobre la organización nazi.

El líder de 360 grados. (50%)

Una obra sobre el liderazgo para mandos intermedios con muy buen comienzo escrita por un hombre de dios llamado John C. Maxwell. En realidad se trata de un compendio de consejos sobre liderazgo para mandos de todo tipo (con y sin “jefes”) que se podrían catalogar de útiles y que acompaña de abundantes ejemplos supuestamente reales. Lo malo de la obra es que parece escrita por un cura, por su tono y extensión, todo muy de buen rollo, tranquilo y relajado, casi flojo, en contraposición con otras obras donde cada capitulo te invita a ponerte a trabajar de inmediato. Al final la lectura no engancha nada, y se extiende demasiado en cada tópico, haciendo multitud de referencias a libros anteriores, lo que provoca una sensación de estar leyendo lo mismo una y otra vez. Ni siquiera da sueño, así que no he conseguido pasar de la mitad. Es como leer aire.

Anábasis. (25%)

La obra que mencionaba Drucker sobre el liderazgo en la antigüedad. La historia real de un ejército mercenario griego en el siglo IV a.C. que al inicio de una campaña por el trono real en tierras persas perdió a su patrocinador y líder y tuvo que apañárselas para volver a casa desde territorio hostil y sin apoyo. Todo narrado por el historiador Jenofonte, que formó parte de esa campaña.
Al principio promete, pero supongo que tenía unas expectativas diferentes sobre el libro, y al final, de lo que me he leído solo me han resultado interesantes las extensas notas a pie de página del autor de la compilación y traducción de los textos, que se toma la molestia de aportar mucha de la información necesaria para sacarle jugo a la historia.
Puede que lo que me ha vencido de esta obra haya sido el ritmo narrativo, al que no estoy habituado. Quizá esperaba una historia más novelada, un relato, y me he encontrado con una compilación de sucesos bastante fría. Probablemente pruebe suerte con El ejército perdido, de Manfredi que es la misma historia pero novelada.

martes, agosto 18, 2009

Nautico Imperial

Posiblemente Lord Vader diría que no me ofusque con este terror calzable que he comprado, pero me sorprendió bastante ver que los nauticos que compre en las rebajas de Springfield en Santander, tenían impresos en la suela una vista lateral de un destructor imperial (o estelar).


Y fueron una ganga.

Para los que no estén familiarizados con las naves de Star Wars, hay una entrada en la Wikipedia sobre las Star Destroyer.

lunes, agosto 17, 2009

Los nombres son importantes


Los nombres son importantes” decía Publio Cornelio Escipión, general romano con imperium en Hispania durante la Segunda Guerra Púnica iniciada por Aníbal Barca, según narraba Santiago Posteguillo en Las Legiones Malditas.
También los egipcios en la antigüedad creían en el poder de los nombres. Pensaban que conocer el poder de una cosa te da poder sobre ella y por tanto es un tema recurrente en la mitología egipcia (el nombre secreto de Ra) o visible en su propia escritura como descubrió Champollion al deducir que rodeaban acotando con líneas los nombres propios en sus jeroglíficos. Y como no podría ser de otra manera teniendo en cuenta el pasado común, los hebreos recurren a la religión y el mito (el Golem y el nombre de Yahvé escrito en su frente) para evidenciar la importancia del nombre.

Los nombres son importantes”, decía un jefe que tuve en cierta empresa. Y por ello trataba de seleccionar con cuidado el nombre de las partes que componían una aplicación y de la aplicación (codename que dicen en Microsoft) en si misma. Algo poco ortodoxo, pero curioso y útil.

Hay que ponerle un buen nombre” decimos ahora cuando creamos un detergente con Megaperls o una crema con Hidroactive, pero al final todo se basa en lo mismo:

El nombre que damos a algo, condiciona nuestra percepción de ese algo.

Programador” y “programación” recuerdan demasiado a la columna de programas de televisión de una cadena local, como para que se tome en serio el trabajo que realiza un informático escribiendo código, y la propia palabra “informático” está completamente desprestigiada debido a su abuso para todo (“fallo informático”, redes informáticas, aplicaciones informáticas, sistemas informáticos de vuelo, informática doméstica, juegos informáticos…).
Analista” suena mejor, ya que probablemente lo relacionamos con el análisis financiero, el dinero, Wall Street y demás cosas “grandes” y “serias”.
Supongo que de ahí mi preferencia (como consultor, analista y programador) de llamar al analista y programador informático, “desarrollador”, que indica algo más interesante que programar y sugiere que las aplicaciones no se piensan, escriben, prueban e implementan solas de la noche a la mañana y que requieren de cierto rodaje. Aunque me sigue pareciendo una palabra insuficiente.
También parece que este tema de la importancia de los nombres tiene mucho que ver con la aparición de términos cuanto menos curiosos en el mundo del software, tales como "arquitecto de software", "CEO de start up", o similares, aunque en mi opinión se debe más al marketing y las ganas de darse aires que a un intento de comunicación real con el cliente.
En cualquier caso los nombres son importantes y no es lo mismo echar horas y ganas a una actividad con un buen nombre que a una actividad que suena a viejo y aburrido.

PD: Supongo que Shakespeare no estaría de acuerdo con esta entrada, pero el no vivía en la Era de las Comunicaciones.

lunes, julio 13, 2009

Libro: La lógica oculta de la vida


Libro: La lógica oculta de la vida

Autor: Tim Harford

Editorial: Temas de hoy

Este libro ha sido escrito, evidentemente para aprovechar el tirón de ventas de el anterior libro de Tim Harford "El economista camuflado" y porque el tema de la economía está muy de moda actualmente con la crisis, las burbujas y los Madoff. Pero eso no lo convierte en un buen libro.

Al principio empecé a desconfiar un poco de su contenido y andamiaje de razonamientos porque se empecinaba en declarar que un ser humano resuelve ecuaciones para predecir el lugar en que caerá una pelota de béisbol o similar, cuando anteriormente yo ya había tenido la suerte de leer una explicación completamente satisfactoria y con mucho más sentido de Gerd Gigerenzer, del Instituto Max Plank en su libro "Decisiones instintivas". A partir de ahí y si mantienes la suficiente atención, te vas dando cuenta de que Harford juega a aplicar la lógica económica (en un sentido más monetario que otra cosa) a todo, sea en principio susceptible de ello el problema o no, por lo que cada capitulo acaba siendo una especie de paja mental sobre lo que tendría sentido para un economista que explique el mundo. Ni psicología, ni evolución, ni física son necesarias en las explicaciones de este hombre sobre el funcionamiento del mundo y la Historia y por ello, todos los razonamientos que hace, aunque intelectualmente curiosos, son como un crucigrama: no lleva a ningún lado. Y por ese empecinamiento en ver las cosas como le gustaría que fueran y no como son, y obviando que la economía es una pseudociencia que explica hoy por qué no funcionaron las predicciones de ayer, termina dejando un enorme rastro de agujeros y fallos argumentales a la manera de un Descartes moderno justificando a Dios, aunque en este caso, el dios sería la teoría económica de libro.

Así que aunque este libro es entretenido como ejercicio de brainstorming, resulta completamente decepcionante y de no muy recomendable lectura. El único punto positivo que le veo es que por alguna extraña coincidencia los temas que trata son enormemente actuales sobretodo en España y su lectura puede dar argumentos para soltar en la barra de algún bar entre unas cervezas durante el periodo estival.

domingo, mayo 31, 2009

Aptitud: ¿Está fingiéndola tu jefe?


Hace unas semanas leí un artículo del Times que hablaba de experimentos orientados a descubrir qué hace que una persona sea elegida como líder de un grupo, algo que debería resultar interesante tanto a nivel laboral, como a nivel político, con las elecciones tan cerca. De hecho me pareció tan interesante que decidí traducirlo para tratar de aumentar su distribución, a fin de ayudar a identificar vendemotos de manera más efectiva. Y para mantener mi ingles también, claro.

Esta es mi traducción:

Los jefes pueden ser una raza autoritaria pero a menudo hay que admirar su habilidad en los negocios.
¿No te encantaría tener el mismo sentido de aptitud y confianza, su habilidad para valorar problemas difíciles y alcanzar soluciones inteligentes sobre la marcha?
¿Sabes qué? A ellos también. Si alguna vez has sospechado que tu jefe no es en realidad tan bueno en lo que hace para merecer el puesto en primer lugar, un nuevo estudio publicado en el "Journal of Personality and Social Psychology" sugiere que podrías estar en lo cierto.

Los psicólogos sociales saben que una manera de ser visto como un líder en cualquier grupo es simplemente actuar como uno. Habla alto, habla bien y ofrece montones de ideas, y en poco tiempo, la gente empezará a hacer lo que dices. Esto funciona bien cuando los líderes saben de lo que están hablando, pero ¿y si no lo saben? Si alguien actúa como un jefe pero piensa como un bobo, ¿es suficiente para estar arriba?
Para determinar cuan fácil un líder todo fachada puede tomar el control de los empleados, investigadores de la universidad de California, Berkeley, idearon un par de pruebas. Cameron Anderson, un profesor asociado de Comportamiento Organizacional y Relaciones Industriales, junto con el doctorando Gavin Kilduff, reclutaron a un grupo de 68 estudiantes de graduado y los dividieron en equipos de cuatro personas. Para eliminar el comodín del sexo, los equipos fueron o todo hombres o todo mujeres. A cada grupo se le dio la tarea de gestionar una organización ambiental sin ánimo de lucro; el grupo que mejor lo hiciera (determinado por los investigadores) ganaría un premio de 400$. Mientras que el premio era real, la meta perseguida no lo era. Lo que Anderson y Kilduff realmente querían ver era como emergían los miembros alfa del grupo.
Después de que los equipos realizaran su trabajo durante una cantidad específica de tiempo, los miembros de cada grupo puntuaron cada uno su nivel de influencia en el grupo y, lo más importante, su nivel de competencia. Las sesiones de trabajo fueron grabadas en vídeo, y un grupo de observadores independientes realizaron las mismas valoraciones, al igual que Anderson y Kilduff. Los tres grupos de jueces llegaron a las mismas conclusiones. De manera consistente, los miembros del grupo que más hablaron fueron los más puntuados para cualidades tales como "inteligencia general" y "formales y autodisciplinados". Los que no hablaron tanto tendieron a puntuar más alto en rasgos menos deseables que incluían "convencional y poco creativo". "Los individuos más dominantes alcanzaron influencia en sus grupos en parte porque fueron vistos como más competentes por sus compañeros de grupo" escribieron Anderson y Kilduff.

¿Y qué? Puede que fuesen más competentes. ¿No es posible que la gente que habla más lo haga simplemente porque tenga más cosas que decir? Para comprobar esto Anderson y Kilduff realizaron un segundo estudio con un nuevo equipo de voluntarios en el cual la habilidad testada fuese mucho más cuantificable que montar una ONG ecologista. Esta vez fueron matemáticas.
De nuevo, los voluntarios se dividieron en grupos de 4 en competencia por un premio de 400$ pero ahora su tarea asignada fue trabajar en equipo para resolver problemas de computación, de versiones pasadas del Test de aptitud de gestión de graduados (SAT). Antes de comenzar la tarea los participantes informaron a los investigadores (pero no a los miembros de su equipo) de sus puntuaciones reales en el apartado de matemáticas del SAT. Al acabar el trabajo, la gente que más habló fue de nuevo preferiblemente descrita por sus compañeros como líderes y también como genios de las matemáticas. Es más, cualquiera que hablase más alto que los demás pareció ser puntuado de esa manera. Los participantes ganaron reconocimiento por ser los primeros en decir una respuesta pero también por ser los segundos o terceros, incluso aunque lo único que hicieran fuese estar de acuerdo con los que cualquier otro hubiese dicho.
Simplemente dar alguna pizca de información relevante para resolver el problema contaba siempre que lo hicieran regularmente y con suficiente convicción.

Cuando Anderson y Kilduff comprobaron el trabajo de los participantes, sin embargo, muchos de los farsantes fueron descubiertos. Reiteradamente, los que emergieron como lideres y fueron mejor puntuados en aptitud no fueron los que ofrecieron el mayor número de respuestas correctas. Ni tampoco lo fueron aquellos cuyas puntuaciones del SAT sugerían que podrían haberlo hecho. Lo que hicieron fue ofrecer más respuestas. Punto.

“Los individuos dominantes se comportan de manera que les hace parecer competentes”, escribieron los investigadores, “por encima y más allá de su aptitud real”. Resulta preocupante que los miembros del grupo parecieron demasiado serviciales a la hora de seguir a estos jefes no cualificados. Un aplastante 94% del tiempo, los equipos usaron la primera respuesta que cualquiera dijese además de dar solo una somera consideración a otras que se ofrecieron.

Nada de esto resulta chocante – al menos si has estado viendo las noticias. No tienes que ser un antiguo propietario de una casa quemado por el fracaso de la vivienda o un votante de estado demócrata gritando “te lo dije” para estar de acuerdo en que la manera en que elegimos a nuestros lideres está a menudo basada en algo diferente del merito. Esto no es totalmente malo, desde que no importa cuan competente sean nuestros jefes, ellos aun tienen el carisma y la convicción para persuadir a la gente de que los siga. Ya sea que nos dirijan desde el despacho oval o la oficina de la esquina, corresponde al resto de nosotros observarles de cerca y asegurarnos de que saben lo que están haciendo y a donde van.

Libro: Decisiones Instintivas


Libro: Decisiones Instintivas
Autor: Gerd Gigerenzer
Editorial: Ariel

Brillante” es el adjetivo que le pone Steven Pinker a este libro, y humildemente reconozco que coincido completamente.
Agarré este libro por si acaso, como bibliografía adicional sobre el comportamiento inconsciente a la vez que cogía el libro de Malcom Douglas “Inteligencia Intuitiva” pero esperaba que el plato fuerte fuera el de Malcom (el recomendado), no el de Gerd (de chiripa), y por ello he quedado gratamente sorprendido al constatar que esta obra es muy superior en todos los aspectos además de tratarse de una de esas obras que le dan la vuelta a todo tu modelo mental sobre como funciona el mundo. Es por ello que lo considero un libro revolucionaria y un must read para cualquier persona con interés en cualquier tema humano, social, político y en definitiva cualquier cosa que tenga algo que ver con personas.

Entrando en faena diré que “heurística del reconocimiento” es algo que resuena a cada momento en mi mente después de leer este libro, y con razón, ya que es justamente uno de los temas del mismo. Un concepto muy elemental pero que no puede sobrestimarse dada la importancia que tiene a la hora de entender el comportamiento irracional de la gente. Esencialmente este concepto de “heurística del reconocimiento” es muy sencillo y a muy grosso modo dice algo como: Si te suena elígelo. Pero Gerd lo desarrolla y apoya experimentalmente de manera tan detallada que uno acaba siendo capaz de reconocer cientos de comportamientos diarios propios y ajenos que se basan en ello: conducir hasta casa, preparar la cena, hacer la compra… cualquier comportamiento teóricamente complejo acaba siendo algo con un enorme componente de “heurística del reconocimiento”.
Pero Gerd no solo habla desde la teoría y detalla decenas de experimentos y discute los resultados para apoyar cuanto dice. Hechos y palabras… con una fantástica bibliografía además. Y la ventaja de saber que este hombre y sus colaboradores del Instituto Max Planck son fuentes primarias, con lo que los errores de interpretación o exageraciones quedan descartados.
Otra de las reglas de decisión que aborda y que me llamó la atención es la de “no rompas la fila” o “apoya la opción del grupo” y que usa para argumentar sobre una matanza de mujeres y niños en la segunda guerra mundial que llevaron a cabo los alemanes aun estando horrorizados de la propia orden y teniendo la opción de negarse sin represalias (referencia: Browning 1998). Resulta tan espeluznante como inquietante el hecho de que cumplieran la orden la mayoría de ellos sin rechistar y explica que de haber solicitado “voluntarios” en vez de haber ofrecido “la posibilidad de no llevar a cabo la acción” muchos menos habrían cometido el asesinato si es que alguno lo hubiera hecho. Aunque claro, no hay posibilidad de comprobar la tesis de Gerd.

A continuación pongo las acostumbradas citas extraídas del libro, pero como en otras ocasiones y muy especialmente en esta, aviso que el libro es infinitamente mejor que cualquier cita que pudiera ofrecer y particularmente en este caso, dada la trascendencia del libro y su actualidad (2008 y no es un refrito de escritor sino obra divulgativa de científico) y que es una obra completa y redonda.

Citando a Darwin:
Una tribu con muchos miembros que al poseer un elevado grado de espíritu de patriotismo, fidelidad, obediencia, valentía, y solidaridad estuvieran siempre dispuestos a ayudarse unos a otros y a sacrificarse por el bien común, vencerían siempre a la mayoría de las demás tribus, y esto sería selección natural.

Se nota que el autor ha dedicado tiempo a escribir el libro y a hilar correctamente las ideas que contiene cuando, en un ejercicio literario que para mí siempre representa calidad, hace referencia en la página 221 a un concepto inicialmente mencionado en la página 13. Concretamente cuando dice sobre los diez mandamientos de la tradición judeocristiana:
Las diez breves declaraciones eran fáciles de memorizar y han sobrevivido durante milenios. Si en el monte Sinaí Dios hubiera contratado a asesores jurídico, estos habría complicados las cosas añadiendo docenas de cláusulas y enmiendas en un intento de abarcar tantos aspectos de la vida moral como fuera posible. Pero al parecer Dios no tenía el objetivo de algo completo. Dios, creo yo, es satisfacible, no maximizador. Se concentra en las cuestiones más importantes y deja el resto de lado.

Continúa sobre moral diciendo:
¿Cuántas reglas morales necesita una sociedad? ¿Diez son suficientes o hace falta un sistema que tenga la complejidad de la ley tributaria americana? Esta ley es tan exhaustiva que ni siquiera mi asesor fiscal entiende todos los pormenores. Un sistema jurídico opaco no consigue generar la confianza y conformidad entre los ciudadanos. La transparencia y la confianza son dos caras de la misma moneda. Un sistema legal complejo fomenta los intereses de los grupos de presión que sacan provecho de las innumerables lagunas jurídicas. El experto Richard Epstein ha expuesto que el ideal de un sistema jurídico que lo abarque todo es ilusorio. Ningún sistema de la complejidad que sea puede englobar más del 95% de los casos; sobre el resto debe decidirse mediante evaluación. Aun así, este 95%, sostenía, puede resolverse con un número reducido de leyes. En su influyente libro Simple Rules for a Complex World [Reglas simples para un mundo complejo], Epstein, superando a Moisés, proponía un sistema de sólo seis leyes, entre ellas el derecho a la soberanía individual y a la protección contra las agresiones.

Y sobre política comenta varias cosas, entre las que cito las siguientes:
En algunos países, a los políticos se les aconseja que oculten públicamente toda traza de incertidumbre con el pretexto de “proteger” a sus ciudadanos como si fueran menores de edad. Pero la gente capta el juego, y esa clase de políticos crean un clima de incredulidad que genera desinterés y apatía política. Una encuesta Gallup sondeó a ciudadanos de cuarenta países y observó que, de entre todas las instituciones, los parlamentos y los congresos, supuestamente los organismos democráticos clave, eran los que suscitaban menos confianza. Eran superados hasta por las empresas multinacionales y los sindicatos.
Las políticas de misterio y certeza ilusoria dañan la confianza pública en las instituciones y en el cumplimiento de la ley.

Y también, acerca de la heurística de la sarta en política:
Un problema que al principio solo está vagamente asociado a un partido, por ejemplo la postura a favor del aborto o en contra de la pena de muerte, estará cada vez más vinculado al mismo a medida que los adversarios políticos adopten la postura contraria. Cuando pasa esto, los votantes pueden efectivamente leer de izquierda a derecha y ver donde se posicionan los partidos con respecto a las diversas cuestiones, pese a que la postura es a menudo poco más que un accidente histórico.

jueves, mayo 14, 2009

Android: explorando la realidad aumentada


Hace meses que llevo viendo en mi entorno los iPhone y iPod Touch, pero hasta hace una semana no había tenido en mi entorno un terminal con Android, concretamente un Magic, para comparar, y a mi juicio el Android tiene mucha más chicha debido principalmente a que Google y HTC han construido un aparato que no se queda en un mero juguete para pijos sino que ofrece lo que ha mi juicio es el futuro cercano de este mundillo de tecnología móvil: realidad aumentada. Ni siquiera en Microsiervos se han dado cuenta de este detalle tan fundamental, y en la blogosfera hispana no parece que en general se hayan percatado de ello.
Gracias a su multitarea, brújula, inclinómetro y GPS, y usando como ejemplo inicial el Sky Map, Google ha conseguido lo que considero la primera aplicación decente de realidad aumentada para el usuario común que yo haya visto. Sky Map no es más que un planetario en el móvil, pero con la particularidad de que calcula lo que debería ver el usuario usando la posición del GPS, la hora, la inclinación del terminal y su orientación… solo hay que apuntar y nos muestra lo que se vería en esa dirección. Ya era hora de que alguien lo hiciera ¿verdad?
Por supuesto esta aplicación sigue siendo un poco geek, pero es la primera que veo en la práctica las posibilidades reales de un sistema de este tipo y permite empezar a pensar en aplicaciones del Android Market que exploten de verdad la realidad aumentada para temas de turismo, o juegos sociales novedosos.
En cuanto a Palm Pre, era mi opción favorita como iPhone Killer, pero me temo que después de esta demostración de fuerza de Android, y con el terminal de Palm resistiéndose a entrar en escena y su ausencia en el mercado español va a pasar al puesto número 2 de momento en cuanto a preferencias de compra, aunque queda por ver si hace mejor trabajo como organizador personal y profesional y herramienta de productividad, la especialidad de Palm.
Quizá haya cambios en mi clasificación personal, pero hasta que no salgan nuevos iPhone y la Palm Pre, la delantera la lleva claramente Android, no solo en hardware (para Magic al menos) y sistema operativo, sino en las aplicaciones que se están desarrollando. Palm, date prisa.

miércoles, mayo 13, 2009

Potenciación emocional

Hace unos 15 años que realizo un extraño (creo) ritual cuando leo una saga de libros, es decir, libros en 2 partes, trilogías y demás. El ritual consiste en que una vez que estoy seguro de que el libro me gusta bastante y leería el resto de la saga, y si tengo algo de música que por la razón que sea le va bien, le pongo banda sonora.
Con banda sonora me refiero a un álbum completo de lo que sea que considere “adecuado”, algo que pueda escuchar de fondo constantemente sin cansarme durante una parte sustancial de la lectura.

La primera vez que lo hice fue completamente accidental y mezclé las Crónicas Vampíricas con un doble CD de conciertos de The Who. En ese momento me dí cuenta de que había empezado a relacionar las canciones del CD con la historia que contaba el libro, de manera que cuando leía este o alguno de su saga que continuase la historia, se potenciaba emocionalmente el libro y tomaba un aire cinematográfico, algo especialmente apreciable en las escenas de acción o gran emotividad. Y cuando escuchaba las canciones del disco rememoraba el libro a la vez que mejoraba la experiencia musical al aunarse las emociones provocadas por el libro, con las inducidas por la música.
Hasta el momento no he conocido a nadie más que haga esto pero estoy bastante seguro de que debe ser algo habitual puesto que es apenas diferente a la idea de ponerle banda sonora a las series y películas. Algo imprescindible en el cine hoy día debido al efecto potenciador que tiene una buena banda sonora como las de Danny Elfman o el efecto destructivo de una mala banda sonora como la de Troya sobre la historia que se cuenta.

A priori, recuerdo la siguiente selección de música con sus respectivas sagas literarias. La lista está ordenada cronológicamente y como puede comprobarse es bastante ecléctica en estilos musicales.

Led Zeppelin, álbumes I y IILos Mitos de Cthulhu de Lovecraft. En este caso el aire extraño de los Zeppelin le iba de maravilla al mundo de fantasía de Lovecraft.
The Who con Join ToghetherCrónicas Vampíricas. Aquí creo que tuvo que ver que el disco es muy orquestal, a lo grande, y le iba bien al ambiente mayestático y poderoso de los personajes.
Sting, con  Fields of Gold- Los señores del cielo. El disco me trasmitió una sensación de aire, espacios abiertos y navegantes que casaba muy bien con la historia de zeppelines hi-tech en un futuro apocalíptico que narra el libro.
Variaciones Goldberg de Bach, interpretadas a clave, no a piano (grandioso Glenn Gould) ni harpa (interesante Catrin Finch) – Criptonomicón. Bach es un autor que relaciono bastante con las matemáticas y los ordenadores en general, supongo que mi elección tuvo bastante que ver con ello.
The Feeling con Join with us y Rey Arturo (BSO) del siempre fantástico Hans Zimmer - Africanus y Las legiones malditas. Ni idea de por qué elegí el Join with us, pero ahora está indefectiblemente unido a la imagen mental que tengo de Publio Cornelio Escipión en Hispania. Y en cuanto a la banda sonora de Arturo le va que ni pintada, parece hecha a propósito para una posible película.

Una ventaja mnemotécnica adicional de esta “manía” es que cada vez que suenan determinadas canciones soy capaz de rememorar el libro, algo completamente inútil si, pero ya advertí que este era un extraño ritual de mi gusto, nada más.



Nota: Imagen extraída de Wikimedia.